FOTORREJUVENECIMIENTO NO ABLATIVO

 
TRATAMIENTO DE FOTORREJUVENECIMIENTO NO ABLATIVO CON LUZ PULSADA (IPL)
 
 
El termino fotorrejuvenecimiento implica el uso de terapias basadas en la luz, y a través del mismo se consigue la mejora de la textura y calidad de la piel.
 
INDICACIONES Y FINALIDAD DEL TRATAMIENTO
 
Como resultados clínicos del tratamiento de fotorrejuvenecimiento no ablativo, se puede observar: 
  • Reducción de las telangiectasias.
  • Reducción del moteado pigmentario.
  • Reversión de la atrofia cutánea.
  • Piel suave gracias a la reducción del tamaño de los poros.
  • Alisado de la superficie cutánea y mejora de la textura de la piel.
  • Reducción de las finas arrugas superficiales.
 
VENTAJAS DEL FOTORREJUVENECIMIENTO NO ABLATIVO 
  • Permite el tratamiento simultaneo de múltiples zonas problema (cara, escote, dorso de las manos...)
  • No requiere anestesia.
  • No impide continuar con la vida cotidiana (no requiere periodo de recuperacion).
  • Puede practicarse a cualquier edad.
  • Puede repetirse cuando sea necesario.
  • Puede combinarse con otras técnicas de tratamiento como por ejemplo tratamientos dermocosméticos. 
 
EL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO
 
El envejecimiento es un proceso fisiológico que se inicia en el momento del nacimiento.
Se presentan una serie de modificaciones, como consecuencia del paso del tiempo. Sus primeras repercusiones estéticas, empiezan a ser evidentes entre los 25 y 30 anos y a partir de este momento evolucionan lenta pero irreversiblemente, convirtiendo a la piel en el órgano que mas rápidamente delata la edad cronológica de la persona.
Histológicamente, este proceso afecta tanto a la epidermis, como a la dermis e hipodermis, dando lugar a la aparición progresiva de una flacidez cutánea con atrofia, alteraciones vasculares y pigmentarias, acentuación de pliegues y surcos, caída del cabello, etc.
Sin duda, es la aparición de flacidez y arrugas lo que constituye el signo más importante del envejecimiento, y por tanto el que despierta mayor preocupación en el ser humano deseoso de ofrecer una apariencia estética joven, sana, y agradable ante sí mismo y ante el resto de la sociedad.
 
 
FACTORES QUE INFLUYEN Y ACELERAN EL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO
 
Existen una serie de factores tanto internos como externos, que alteran el proceso fisiológico, transformando y alterando las cadenas de ADN (acido desoxirribonucleico), por lo que crea desajustes en el metabolismo celular.
 
Factores endógenos: 
  • Nutrición y hábitos alimenticios desequilibrados.
  • Ciertas enfermedades como la diabetes y trastornos cardiovasculares como principales agravantes del proceso de envejecimiento.
Factores exógenos: 
  • Agresiones ambientales (sol, viento, frio, sequedad,...).
  • Ambientes contaminados que dificultan la oxigenación de los tejidos.
  • Estrés.
  • Bebidas alcohólicas.
  • El tabaco (la nicotina tiene una actividad vasoconstrictora, por lo que se produce una disminución de la oxigenación cutánea). 
 
PRINCIPIO DE ACCIÓN DEL FOTORREJUVENECIMIENTO NO ABLATIVO
 
El principio de acción del fotorrejuvenecimiento no ablativo se basa en la producción de un daño térmico en la dermis. Como consecuencia de este efecto se produce una progresiva remodelación del colágeno, con la consecuente mejora de la calidad cutánea y atenuación clínica de las arrugas. Las histologias realizadas muestran claros efectos de estimulación del colágeno, que reorganiza su reorientación paralelamente bajo la unión dermo-epidérmica.
En principio el fotorrejuvenecimiento no ablativo pretende producir una agresión en la dermis, sin que ello suponga alteraciones significativas de la epidermis.
Por un lado se trataba de obtener un efecto puramente dérmico, pero la orientación actual se dirige hacia la mejora de los síntomas globales del envejecimiento cutáneo. Así, no solamente se pretende la mejora de la calidad cutánea, sino también la mejora de las lesiones pigmentadas epidérmicas o superficiales, la mejora de las lesiones vasculares y la
atenuación de las arrugas.