LA PIEL Y LA CELULITIS

 
LA PIEL ES UN ORGANO VITAL DEL SER HUMANO QUE RECUBRE NUESTRO CUERPO CON EL FIN DE AISLARLO Y POTEGERLO DE LAS AGRESIONES EXTERNAS. ESTE ÓRGANO ES IMPRESCINDIBLE PARA LA VIDA Y ESTÁ FORMADO POR TRES CAPAS.
 
  • Epidermis: Esta capa es la más externa. Su misión es la de reponer células y producir la Melanina que da color a nuestra piel.
  • Dermis: Es la capa intermedia y contiene vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas y glándulas sudoríparas.
  • Hipodermis: Se denomina también el tejido subcutáneo y es la que contiene en su mayor parte las células que almacenan la grasa y que se denominan adipocitos. Los adipocitos acumulan sustancia grasa con el fin de regular la temperatura corporal y amortiguar posibles impactos externos. Cuando el almacenamiento de grasas no se armoniza con el desgaste de estas, se produce un aumento en la talla corporal. Así, los adipocitos o células grasas aumentan su tamaño y empujan la piel creando pequeños abultamientos o protuberancias que se manifiestan al exterior con el nombre de piel de naranja. 
PIEL NORMAL
En condiciones normales el tejido graso tiene una rica irrigación, pero las células adiposas tienen el tamaño y forma normales. Los vasos también tienen un calibre y un funcionamiento normal.
 
PIEL CON CELULITIS
La Hipodermis está formada por multitud de adipocitos o células grasas entre las que circulan una serie de líquidos nutritivos que son el sostén de la piel. Estos líquidos nutritivos están formados por sangre, linfa, agua y oxigeno y además de alimentar la piel tienen la función de eliminar toxinas. Hay veces en que los adipocitos aumentan en exceso su tamaño impidiendo un correcto drenaje. Como consecuencia de esto, el líquido intercelular adquiere una consistencia espesa y el sistema micro-circulatorio no funciona de forma adecuada. Este proceso de estancamiento e incorrecta eliminación de toxinas produce la malformación externa de la piel conocida como celulitis.
 
TIPO Y GRADO DE CELULITIS
La celulitis puede ser clasificada en cuatro tipos según las características de sus lesiones y en cuatro grados según la evolución del proceso inflamatorio.
 
Celulitis blanda: Este tipo de celulitis se aloja de forma especial en abdomen, brazos, glúteos y espalda. La celulitis blanda afecta a mujeres entre 30 y 40 años que en la mayoría de los casos pasan de tener una vida activa a otra más sedentaria, y también la sufren aquellas mujeres que se han sometido a numerosas dietas a lo largo de su vida. En estos casos los tejidos adquieren una consistencia más floja y flotante que se mueve al andar. Sin embargo, este tipo de celulitis no suele ser dolorosa.
Celulitis compacta o dura: Esta celulitis se aloja principalmente en la cara interna de las rodillas y en la parte externa de los muslos donde forma las antiestéticas cartucheras. Este tipo de trastorno suele originarse durante la adolescencia y si no se pone remedio puede durar para siempre. Al contrario que la celulitis blanda, la celulitis dura presenta una consistencia compacta y se vislumbra al apretar la piel con los dedos pues está adquiere una consistencia granulosa.
Celulitis edematosa: Esta variante es una de las más problemáticas y se localiza en muslos y en rodillas. En este caso la parte más afectada es la parte inferior de las rodillas que se ensancha y adquiere la forma de columna. Su edad de aparición se produce entre los 20 y los 30 años y en numerosos casos viene acompañado por calambres y varices debido a la insuficiencia venosa y linfática que produce. Este tipo de celulitis es dolorosa y tiene una consistencia más rugosa al tacto que las anteriores.
Celulitis mixta: Es un mezcla de las tres variedades expuestas anteriormente, sin predominio de una de ellas. Muchas veces, en una misma paciente pueden encontrarse dos tipos de celulitis diferentes (en las piernas celulitis compacta y en muslos y rodillas celulitis edematosa).
 
GRADO UNO: La celulitis más leve, que hasta llega a pasar desapercibida, pudiendo ser detectada por exámenes anatomopatológicos de la piel. Son los casos donde hay un aumento de volumen de las células adiposas que provoca un aumento en la acumulación del tejido graso. No existe alteración circulatoria y hay una discreta dilatación de las pequeñas venas del tejido graso.
 
GRADO DOS: En este tipo de celulitis los nódulos pueden ser observados a simple vista, comprimiendo suavemente la musculatura de la zona glútea o de las caderas. Las células grasas tienen más volumen y las que están en planos más profundos comienzan el mismo proceso hipertrófico. Aparece un cierto grado de fibrosis, que en caso de agravarse permite la aparición de micromódulos en la fase siguiente. El aumento del volumen celular provoca compresión de los vasos venosos y linfáticos alterando la circulación, reteniendo líquidos. Esta situación es concomitante al edema de células grasas y retención de detritus tóxicos, que en vez de eliminarse, comienzan a acumularse en la región.
 
GRADO TRES: Son los casos de celulitis donde los nódulos y la apariencia de la piel (cáscara de naranja) se manifiestan sin tener que comprimir la zona. Las células continúan aumentando su volumen por el aumento progresivo de grasa, generando un desorden del tejido y aparición de nódulos que a pesar de ser profundos provocan elevación de la superficie de la piel, dando un aspecto típico a la lesión. Comienza la fibrosis de la zona con endurecimiento del tejido de sostén y la circulación está más afectada por la compresión de los vasos. Aparece los síntomas típicos de cansancio y pesadez en las piernas.
 
GRADO CUATRO: Los nódulos son muy evidentes, hasta pueden palparse con los dedos acompañándose por otras alteraciones circulatorias, como várices y dificultad en la circulación linfática. El desorden en el tejido graso es acentuado y el tejido de sostén se endurece, produciéndose la fibroesclerosis. La superficie de la piel es "lustrosa", llena de depresiones y de color achocolatado. El cansancio y la pesadez se hacen intolerables.
 
TODOS NUESTROS PROGRAMAS REDUCTORES Y ANTICELULÍTICOS SON PERSONALIZADOS, CON LA COMBINACIÓN DE DIFERENTES TÉCNICAS PARA LOGRAR LOS MEJORES RESULTADOS EN CADA CASO.